La mujer tiene un 60% más de riesgo de sufrir ansiedad

Los científicos afirman entre el 25 y el 30 por ciento de las consultas en Atención Primaria  son por patología de salud mental.

La enfermedades mentales con mayor índice de prevalencia son la ansiedad y la depresión, estudios demuestran que el 20 % de la población padece ansiedad.

La ansiedad es un mecanismo adaptativo natural que nos permite ponernos y mantenernos en alerta ante situaciones estresantes o comprometidas. En realidad, un cierto grado de ansiedad o estrés proporciona un componente adecuado de precaución en situaciones especialmente peligrosas. La ansiedad moderada nos ayuda a mantenernos concentrados y afrontar los retos o peligros que puede tener una persona.

Se estima que uno de cada cinco adultos puede llegar a padecer alguna patología psiquiátrica a lo largo de su vida en España; en la actualidad existen más de diez millones de personas sufren en un trastorno mental como depresión, ansiedad, esquizofrenia o trastorno bipolar.

“Las personas con depresión por estrés continuado por su tipo de vida no pueden romper de repente con su trabajo o su familia, ni quieren, por lo que resultan difíciles de curar, en estos casos los medicamentos antidepresivos pueden ser de gran ayuda pero la terapia psicológica se considera prácticamente imprescindible. Hay depresiones más graves pero con una base biológica en las que la respuesta farmacológica es mejor”

En un estudio realizado recientemente se ha demostrado que la ansiedad y las tensiones que esta genera pueden afectar más al rendimiento de las mujeres que al de los hombres. En el estudio los datos que se arrojaron se demostró que la mujer es más propensa a tener varios trastornos psiquiátricos a la vez.

Las mujeres que se identificaron a sí mismas como personas que se preocupan con frecuencia, mostraban altos niveles de actividad cerebral cuando cometieron errores en la pruebas cognitivas. En estos estudios se observaba que el cerebro de las mujeres tenía que trabajar con más intensidad. A medida que la prueba se fue haciendo más difícil, las mujeres más ansiosas tuvieron peores resultados.

Es decir, el estudio que publicado en el International Journal of Psychophysiology mostraba que la ansiedad y las tensiones que esta causa podían afectar al rendimiento de las mujeres. Debido a estos resultados, los investigadores están estudiando si los estrógenos juegan un papel importante a la hora de explicar por qué las mujeres tienen una respuesta más intensa del cerebro a la hora de realizar tareas en situaciones de estrés.

Es importante que el paciente que presenta ansiedad se ponga en tratamiento con un especialista para evitar la cronificación de la sintomatología ansiosa.