Estabilizadores del ánimo como tratamiento para el trastorno bipolar

Es importante que una persona con trastorno bipolar se ponga en manos de un professional médico lo más pronto posible. Con el tratamiento adecuado, la mayoría de los enfermos con trastorno bipolar puede experimentar una estabilización de sus oscilaciones del humor y de los síntomas asociados.

El trastorno bipolar es una enfermedad crónica y necesita terapia famacológica preventiva a largo plazo.

Medicamentos

El tratamiento más efectivo son los “estabilizadores del humor” para controlar las oscilaciones del estado de ánimo. Aún estando en tratamiento farmacológico se pueden sufrir oscilaciones, esto es muy importante que se lo comunique siempre a su psiquiatra para que ajuste su medicación en la mayor brevedad.

El tratamiento con estabilizadores del ánimo es un tratamiento a largo plazo, pero se pueden añadir otros fármacos de manera provisional para tratar episodios de depresión o manía que se produzcan a pesar del tratamiento con un estabilizador del ánimo.

Antipsicóticos o Neurolépticos

La medicación antipsicótica atípica resulta muy efectiva en el tratamiento de manía aguda.  También se utiliza como prevención de virajes tanto a manía como a cuadros depresivos.

Litio

El litio necesita de 5 a 10 días para ser eficaz en el tratamiento de un episodio maníaco grave se suele asociar a fármacos antipsicóticos. Como estabilizador del ánimo puede llegar a tardar semanas en ser efectivo.

Este medicamento tiene un estrecho margen terapéutico, es decir, hay que controlar en sangre la cantidad del fármaco para terner tanto el efecto óptimo, como evitar posibles efectos secundarios que pudieran aparecer por intoxicación, para ello el médico solicita análisis de sangre con regularidad para controlar los valores de litio en la sangre del paciente, litemias.

Controles en el tratamiento con litio:

  • Análisis sanguíneo.
  • Pruebas de función renal.
  • Estudio iónico (sodio, potasio, calcio).
  • Pruebas de función tiroidea.
  • Electrocardiograma.
  • Test de embarazo (al inicio).

analisissangre litio bipolar

Antiepilépticos

Los antiepilépticos también actúan como estabilizadores del humor, también puden utilizarse en combinación con el Litio.

Benzodiazepinas

Las Benzodiacepinas también son un usadas en el tratamiento del trastorno bipolar, sobretodo las de vida media-larga, para tratar los problemas de insomnio no discapacitante que sufre el paciente o ayudar a los Neurolépticos en las fases maníacas. Las Benzodiazeoinas de vidamedia corta tienen su uso más restringido a situaciones puntuales por su alto poder adictivo.

Tratamiento psicosocial

El tratamiento y apoyo psicosocial ha demostrado que  mejoran la estabilidad del paciente y ayudan a disminuir el número de ingresos hospitalarios  aumentando la calidad de vida del paciente. Se debe incluir a la familia en estos tratamientos.

La terapia cognitivo conductual ayuda a los pacientes de trastorno bipolar a aprender a modificar patrones de ideas y comportamientos inapropiados o negativos.

La psicoeducación informa a los pacientes bipolares  y a los familiar sobre la enfermedad y a cómo conocer los signos de recaída. El objetivo de la psicoeducación , en parte, es concienciar, lo importante que es la medicación para que el paciente presente buen adherencia terapéutica y evitar un episodio grave de manía o depresión.

Terapia electroconvulsiva

La terapia electroconvulsiva (TEC) es útil en determinadas situaciones, se utiliza cuando las terapias faramacológicas no funcionan de manera óptima.

No es un tratamiento de primera elección pero puede ser muy eficaz para los cuadros de  depresión aguda o los episodios maníacos.

Es importante notificar al medico cualquier cambio de humor que presenta , éste evaluará si el cambio se debe a un viraje de la enfermedad o no y si precisa ajuste de medicación.

Es muy importante saber y conocer todos los medicamentos que está usted tomando, en caso de que alguno de ellos le produzca efectos secundarios NO lo suspenda nunca sin comentarlo con su medico, este cambiará rápidamente el fármaco o lo ajustará para mejorar su calidad de vida. Suspender la medicación de manera brusca sin consultarlo con un especialista puede hacer que empeore su enfermedad.