Diagnóstico del trastorno bipolar.

Diagnosticar un trastorno bipolar puede ser en un principio complicado, es necesario un buen especialista, porque los síntomas a menudo se confunden con otros problemas, o se asocian a otras enfermedades.

Es por esto , es conveniente consultar con un buen especialista en psiquiatría, si sufre alteraciones del estado de ánimo intensas y frecuentes, y sobre todo si no siempre se pueden relacionar con acontecimientos vitales agradables o desagradables, o si la reacción afectiva.

El trastorno bipolar es una enfermedad mental grave  que se caracteriza por la alternancia de fases depresivas y de euforia (manía), la enfermedad tiende a volverse crónica. Cuando un paciente pasa de un trastorno a otro, se dice que vira.  A veces los familiares y amigos pueden detectar un problema de este tipo antes que el propio afectado, por lo que si observan alguna irregularidad pueden animarle a ir al médico.

El trastorno bipolar es una enfermedad crónica y el tratamiento farmacológico debe seguirse durante muchos años, e incluso de por vida. Por este motivo, la psicoterapia se recomienda para ayudar a los pacientes a continuar con el tratamiento, y también para que tanto ellos como sus familiares comprendan mejor la enfermedad y estén preparados para afrontarla mejor.

Una vez diagnosticado el trastorno es muy importante que:

  • No abandone el tratamiento farmacológico que le hayan prescrito, y que siempre deberá ser controlado por un medico psiquiatra especialista en esta patología. A menor número de recaídas menos ingresos,  mayor normalidad…. Mayor calidad de vida.
  • Establezca rutinas para realizar las actividades diarias, como las comidas y el descanso, y se asegure de dormir lo suficiente. El sueño es fundamental en esta patología, cambios en la actividad circadiana del paciente, sobretodo con disminución del número de horas de sueño o un aumento del tiempo de latencia del sueño  puede llevar a un VIRAJE, cambio de fase probablemente hipomaníaca.
  • Aprenda a conocer la enfermedad y a distinguir los síntomas que indican las variaciones en su estado de ánimo. En este punto es su medico quién le irá explicando mediante la psicoeducación, todo sobre su enfermedad. Mayor concocimiento implica mayor estabilidad.
  • Hable con sus familiares y amigos más cercanos. Ellos también necesitan saber lo que le pasa para poder apoyarle major, y observer si vieran algún cambio llamativo en su comportamiento.
  • Consulte a su médico sobre cualquier síntoma nuevo, o efectos secundarios relacionados con los fármacos que toma, pero no suspenda NUNCA el tratamiento por su cuenta porque puede ser peligroso y agravar los síntomas de su enfermedad.
  • A parte del tratamietno farmacológico puede probar otros tratamientos, como la psicoterapia, que le ayudará a mejorar su calidad de vida y su relación con sus seres queridos.
  • No consuma alcohol ni otras drogas, afectan de manera directa tanto a la enfermedad como a  los psicofármacos que le habrán prescrito.
  • No se automedique ni tome suplementos vitamínicos o remedios naturales a base de hierbas sin consultarlo antes con su médico.