Consejos contra el Alzheimer

Una dieta saludable, el ejercicio físico frecuente y la salud cardiovascular pueden ayudar a retrasar la demencia en personas que están en riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer.

En los últimos estudios, los científicos han demostrado que la alimentación el ejercicio físico y mental ayudan a retrasar la enfermedad de Alzheimer,  según ha mostrado un estudio liderado por la experta del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), Miia Kivipelto.

Según la OMS Organización Mundial de la Salud (OMS), unas 35,6 millones de personas en todo el mundo tienen algún tipo de demencia, especialmente Alzheimer.

Algunos estudios evidencian un menor riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer en sujetos que comen abundante pescado.

Para llevar a cabo la investigación, los expertos analizaron durante dos años a 1.260 adultos finlandeses de entre 60 y 77 años, a los cuales se les evaluaron los factores de riesgo que tenían en vida diaria para padecer deterioro cognitivo y, por ende, Alzheimer. Todos ellos tenían el rendimiento cognitivo que era normal o ligeramente por debajo de la media para su edad.

La Enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia que no sólo ocasiona una progresiva e irreversible pérdida de las funciones cognitivas

Durante la enfermedad el paciente y el cuidador  deberán tener cuidado en mantener una alimentación equilibrada ya que esta patología por diversas causas que puede provocar malnutrición.

Las personas de edad avanzada presentan una disminución de las necesidades energéticas, pero no de las necesidades proteicas, y concretamente, las enfermos de Alzheimer, presentan un aumento de las necesidades tanto energéticas como proteicas.

Consejos generales contra el Alzheimer

  • Realizar comidas frecuentes, muy nutritivas y poco abundantes.
  • Procurar que el enfermo coma sentado a la mesa, en un ambiente
    tranquilo.
  • Preparar los platos con una buena presentación, coloristas,
    con buen olor.
  • En fases avanzadas de la enfermedad puede ser necesario
    preparar los platos de manera especial, con otro tipo de consistencia,
    con texturas suaves, sin mezclar sabores ni aromas.
  • Preparar alimentos que se puedan comer con las manos.
  • Variar todo lo posible los alimentos para evitar déficits nutricionales.
  • Mantener una buena higiene bucal y dental.
  • Si hay riesgo de que el enfermo se lesione, utilizar utensilios
    de plástico.
  • Siempre que sea posible, procurar que el enfermo coma él
    solo.
  • Evitar la presencia de grumos, espinas, huesecillos.
  • Beber abundante cantidad de agua, y, si existe dificultad para
    deglutir líquidos, utilizar espesantes. La buena hidratación
    del enfermo es tan importante como una buena higiene
    general.

En caso de detectar síntomas de pérdida de memoria, consulte con un profesional. En Consulta Iglesias trabajamos en colaboración con el Dr. García Trujillo, especialistas en Deterioro Cognitivo en Palma de Mallorca.

Los comentarios están cerrados.